La decana de la FPyCS durante su disertación en el seminario (Foto: Melissa Vega | Agencia Cerigua)
 
Prensa y Difusión
 

Conferencia magistral de Saintout en El Salvador

La decana de la Facultad expuso ante 35 periodistas de Centroamérica

Florencia Saintout, decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, dictó una conferencia magistral ante un grupo de 35 periodistas centroamericanos, en el marco del curso de Periodismo y Justicia Juvenil Restaurativa que se desarrolló entre el 28 de febrero y el 4 de marzo en San Salvador, El Salvador, y fue organizado por la Facultad, el Sistema de Integración Centro Americana (SICA) y el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

En la capital salvadoreña Saintout adelantó conclusiones de una investigación que desarrolló durante 2010 en un instituto bonaerense en el que hay adolescentes confinadas por haber cometido robos u homicidios, y llamó a introducir en la agenda de los medios las cuestiones de género y de clase ligadas con las mujeres. “Estos temas tendrían que estar presentes para poder comprender el mundo que nos toca vivir más complejamente; por qué hay vidas que pueden ser lloradas y vidas que no. Las jóvenes encerradas no son jóvenes que no piensan en mañana, sino que su pensar es distinto a la agenda hegemónica. La vida se piensa de otras maneras”, dijo.

Y más adelante, detalló: “Venimos de años en que se enseñó que la historia se había muerto, se asumió que la política no podía cambiar el mundo. Y en esos años se dejó de lado la pregunta por el poder. Pero en la agenda de juventudes no hay que olvidarse del poder, quienes están encerradas son jóvenes saturadas de poder. No tienen nombre, pero están saturadas del poder de un Estado que no las protege, sino que las tutela, protege a la sociedad de ellas. El Estado sigue aplicando todo el monopolio de su fuerza legítima e ilegítima”.

En ese sentido, Saintout señaló que, a diferencia de lo que reflejan los medios, no hay una sola forma de ser joven, sino una multiplicidad de formas y una importante diversidad en su ser joven. “Esta es una época de las incertidumbres: de acuerdo con el modo en que se es joven, se vive el sentido. La idea de que el futuro será mejor, la idea del progreso, esa idea se ha quebrado. Ni siquiera sabemos si el futuro está adelante. Para algunos jóvenes esto va a ser angustiante, mientras para otros será un lugar de oportunidad, para ser algo distinto a lo que fueron sus padres. La familia, la escuela, los partidos políticos tradicionales, los pactos comunes se han quebrado”.

Según Saintout, si bien el foco de los medios y de la sociedad está puesto sobre los jóvenes en conflicto con la ley, nadie escapa a un conflicto con algún tipo de ley. “La existencia de una ley común está en cuestionamiento, y los jóvenes son los que mejor expresan ese cuestionamiento”. Así, nuestras sociedades, a partir del riesgo, la incertidumbre, el miedo y la vulnerabilidad, han puesto en los jóvenes el peso del miedo y estos aparecen como los peligrosos delincuentes a los que hay que tutelar, como los negros y las mujeres en su momento.

Con relación a los jóvenes y sus filiaciones, Saintout afirmó que el “poder tiene que ver con la dominación, pero también con la resistencia y con la creación”. En ese contexto, los jóvenes resisten mediante la construcción de una cultura propia que permite afrontar la adversidad, y así “el estigma de ser delincuente, mara, pandillero, se transforma en un emblema de identidad. La familia, la escuela, no les dio un lugar, entonces, son delincuentes y van adelante con eso. Soy lo que me condena”.

“En la Facultad estamos formando a quienes construyen la opinión pública. Los periodistas trabajan el territorio de la sensibilidad, por eso es necesario que encontremos buenos lenguaraces, guías o traductores que puedan contar lo que viven los jóvenes”, concluyó Saintout la conferencia magistral que dictó para periodistas de Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Belice, Panamá y Nicaragua.

Correo Perio