Agenda mediática y jóvenes víctimas, la espectacularización de la delincuencia

 En torno a las reflexiones cotidianas del Observatorio de Jóvenes, Comunicación y Medios , nos preguntamos cuáles casos de asesinatos de jóvenes son más recurrentes en la agenda mediática, y cuáles despiertan menos interés. Observando detalladamente la información que recabamos en nuestro monitoreo diario de nueve periódicos argentinos en sus versiones digitales, notamos que hay una marcada tendencia en los medios argentinos a destacar aquellos casos que podríamos denominar como “delincuencia tradicional”, es decir, los que implican situaciones de robo, o bien casos de violencia entre personas sin conocimiento previo, lazos afectivos o pertenencias compartidas, por sobre aquellos casos que no pueden ser atribuidos a dichas categorías, por suceder entre personas con algún vínculo previo.

Leer artículo

Coordinación general de la investigación: Angela Oyhandy Investigadores: Juan Acacio, Paz Cabral, Matías Krieguer, Yesica Montagna, Belén Roca Pamich. Asesoramiento Metodológico: Mariela Cotignola.
Edición: La Plata, Observatorio de Políticas de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Comisión Provincial por la Memoria, 2014 (1º Ed.). Internet.

Leer

Desde el Observatorio de Jóvenes, Comunicación y Medios de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP expresamos nuestro deseo de recuperación de la joven estudiante y nos solidarizamos con su familia, amigxs y con toda la comunidad académica que se ha visto consternada ante la situación traumática que se vivió ayer en el Colegio Nacional Rafael Hernández de la Universidad Nacional de La Plata.

En este sentido, entendemos fundamental propiciar un tratamiento respetuoso de derechos por parte de los medios de comunicación, que con sus representaciones generan imágenes que moldean el modo en que se construyen las identidades juveniles, que en muchas ocasiones, son presentadas desde la peligrosidad y la desviación o por el contrario, desde la debilidad y fragilidad extrema. Estos discursos contribuyen a que la relación con nuestrxs jóvenes siempre esté atravesada por el miedo y el desconocimiento. Por ello, es preciso detenernos frente a la celeridad que impone el discurso mediático.